Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

miércoles, 5 de septiembre de 2012

EN BUSCA DEL SUEÑO


Siguiendo con las propuestas que nos acerca Maga de Lin, les traigo aquí el 7mo. Comienza una historia. El mismo consiste en escribir un texto, sin importar el género que inspire, a partir de una prosa de una importante poetiza uruguaya; Marosa di Giorgio. Yo me incliné por escribir un poema. 






En todos los vestidos bordaban Nomeolvides.
18.

Recuerdo la terrible infancia.
Iris, Nidia y yo, inmóviles, bajo el débil sol. O entrando y saliendo de la casa, por años.
Los árboles espectrales, bajo los cuales había piedras con vida; negras, blancas, grises, rayadas, de lomo curvo; les pasábamos la mano, o tocándolas con un tallo, hasta sentir el estremecimiento; abrían un ojo desfalleciente, lánguido, potente sólo por un segundo.
Y desde la casa nos llamaban, nos llamaban, nos llamaban.
La lista infinita de mandamientos y llamados.

Marosa di Giorgio



Del libro Los papeles salvajes II. Editorial Adriana Hidalgo.






EN BUSCA DEL SUEÑO

La veo a través de las hojas,
por entre las ramas que voy apartando a manotazos.
Está allí, inmóvil, silenciosa,
como detenida en el tiempo.

Sus ventanas parecen dos ojos negros
al acecho de atrapar intrusos,
la puerta desvencijada ha resistido
la inclemencia del clima.

Suspiro con resignación mirando en torno
y mis ojos se detienen en el suelo,
sobre esas piedras misteriosas
que esconden una oscura historia.

Me acerco con sigilo, evitando interrumpir
el silencio del no tiempo que se ha instalado allí.
Piso con cuidado de no despertar a los dioses
que duermen dentro de esas rocas duras.

Pero en cuanto apoyo un pie en el sendero
los párpados somnolientos se abren despacio,
parpadean como retornando de un lejano lugar,
luego me miran con fijeza.

Son muchos ojos quietos y fijos,
un sólo párpado en cada una de esas rocas
donde viven los dioses que duermen el sueño eterno . . .
Ese mismo estado de sueño tranquilo que volví a buscar . . .

Setiembre 2012 Safe Creative #1209072302237


 



*Pueden encontrar más poemas de mi autoría en mi primer blog Mis Musas Locas

2 comentarios:

  1. Parece que a ambas nos hizo pensar en cosas similares :-)
    Me alegra que te gustara Marosa, Patito. Me encantó el poema, también tiene imágenes oscuras; no me esperaba que encerraran tanta melancolía.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ME ENCANTO!!!!
    Sin palabras, SUBLIME, me hiciste "ver" lo que escribiste. Y el estilo me encanta.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago