Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

miércoles, 29 de febrero de 2012

HISTORIA ENLAZADA ADICT@S A LA ESCRITURA 2011






Aquí puedes leer el relato desde el inicio: http://adictos-escritura.foroactivo.net/t322-la-historia-enlazada-el-relato


***



Aquí dejó mi continuación:




EL SEGUNDO DESPERTAR


Al instante de emitir esa sentencia, todo pareció detenerse y la sonrisa de quien se quiso hacer pasar por Atanasia se tornó malvada y feroz al tiempo que sus ojos se volvieron negros como la noche.

Val había escapado a la especie de trance en el que quería hacerlo caer.

De inmediato el extraño ser alado con el que había soñado Aura se hizo visible en la persona de la extraña mujer, al tiempo que el hombre que al parecer albergaba a uno de los esbirros de luzbel comenzó a evaporarse dejando en su lugar una especie de niebla roja que comenzó a extenderse por todo el lugar.

Eric ya había intuido que esto pasaría; la impotencia lo dominó, se sentía terriblemente mal y por ende imposibilitado de ayudar. Aún no entendía cómo podría ser él una pieza fundamental si apenas podía con su vida.

Sin saber cómo, una extraña fuerza le quemó en el pecho debido a la frustración y a la rabia y una gran luz se esparció por todo la zona donde el grupo liderado por Val se encontraba; sin siquiera desearlo había creado un campo de protección para quienes viajaban con él. Después de todo ahora entendía en cierta forma lo que Metatrón le quiso decir.

Aura tenía la vista fija en el ser alado, este había conseguido hacer contacto visual con ella y la estaba atrayendo hacía sí; el malévolo ser tenía muy claro cuál era el punto débil del hombre con la cicatriz, además ella custodiaba el trozo de cristal obtenido de la primer bestia.

-Aura . . . ven, te necesitamos . . .

Le susurraba sin despegar los labios, extendiéndole las manos y simulando en sus ojos una dulzura y una pureza que no existían.

También este ser la deseaba para sí, desde que el grupo se había lanzado a salvar al mundo la había visto como otra líder, era una muchacha muy bella que podría adornar su séquito de inocentes y puras doncellas; sería ideal para hacerle favores a los demonios más despreciables del averno.

Aura no podía escapar de ese llamado excitante y sensual que la estaba inquietando.

Mientras ella estaba metida en esta encrucijada de la que no podría salir por sí sola, Val ya estaba luchando con las sombras que los rodeaban y que intentaban atraerlos fuera de la protección que Eric les proporcionaba. La Bestia de la Epidemia estaba bajo el influjo del malvado ser que ahora iba por Aura y aunque no estaba allí presente, o al meno ellos no podían verla, estaba dejando en el aire las partículas mortales que su aliento lanzaba en forma de niebla roja como forma de atacarlos.

Al tiempo que Val intentaba sacarse a esas sombras escarlatas de encima logró divisar a la muchacha acercándose al maligno ser de rubios cabellos y dientes afilados que clamaba por ella y la miraba con lujuria anticipada.

En un rápido y certero movimiento quitó la daga que llevaba escondida en la bota y la lanzó con precisión sobre la aparición quien al sentir el arma hundirse en su carne lo miro con odio y emitió un grito agudo dejando al descubierto su hilera de mortales dientes, al tiempo que se abalanzaba contra él.

Este la repelió como buen guerrero que era, pero su malvado contrincante era un demonio de la más baja calaña que además de poseer una dentadura y un par de garras letales era un embaucador experimentado y esa era el arma que más le gustaba utilizar.

Nuevamente adoptó la apariencia de Atanasia y lo miró con ternura, clamando por él a viva voz.

-Querido Val, ¿por qué me haces esto? Acaso nunca existió ese amor que creí ver en tus ojos cuando éramos niños?-se lamentaba vertiendo lágrimas de dolor al tiempo que le extendía las manos para que se apiadara de ella-Fuimos amigos inseparables consolando nuestras mutuas desdichas.

Él a fin se acercó a ella tan indefenso como un niño, fue allí que hundió con fuerza su daga en el corazón del monstruoso engendro, con su rostro casi pegado al asqueroso de este.
Un líquido negro comenzó a manar de la herida al tiempo que el impostor asumía su real apariencia y apretándose la herida lanzaba a reír en forma tenebrosa y enloquecida; hasta que al fin desapareció.

Una vez liberada del maleficio Aura se vio en medio del terreno yermo, y carente de toda vida, cuya superficie cuarteada por la falta de agua semejaba la desolación total; rodeada de sombras que pasaban a su lado zigzagueando, y dejando una estela rojiza, y de los cuerpos de aquellos compañeros que habían sucumbido a la epidemia.
Las lágrimas comenzaron a rodar por su cara al tiempo que se llevaba una mano a la garganta y caía de rodillas al piso. Veía la muerte cerca, su suerte estaba echada; con la vista nublada por el manto de la destrucción no pudo ver que Eric estiraba la mano en su dirección desde donde se encontraba, ampliando de esa forma el campo de protección hasta ella.

-Aura . . . Aura.-

Alcanzó a escuchar antes de desvanecerse, le pareció que era la voz de Val que la llamaba.

A partir de ese momento Aura pasó a una zona intermedia de la que no podría salir hasta que la propia Bestia de la Epidemia la sacara. Fue muy afortunada de que el líder alcanzara a quitarla del camino de la peste mortal y la dejara junto a Eric, jamás estaría más a salvo que con él.

Haciendo un esfuerzo sobre humano el muchacho se puso en pie y se apoyó en Kaal, quien tenía en brazos a la muchacha, y ambos comenzaron a caminar lentamente extendiendo la luz frente a la cual las sombras escapaban y el lúgubre paisaje parecía cobrar algún color.
Mientras tanto, el resto de la expedición luchaba denodadamente con las sombras y muchos caían en el intento. El curandero no daba abasto yendo de acá para allá para que recuperaran el conocimiento y pudieran continuar.

La lucha parecía en vano, si bien Val ya había divisado el sitio exacto donde la bestia era mantenida en cautiverio mediante un extraño influjo, por doquier aparecían emisarios de Luzbel que le entorpecían llegar hasta ella. “No olvides que Eric es la pieza fundamental, sin él no podrás acercarte a la bestia pues caerías presa de su veneno”, escuchó clara la voz de Metatrón en su cabeza. Agradecía esta interferencia, estaba tan enfrascado en la lucha que había olvidado que le correspondía a otro hacerle frente al monstruo.

Le preocupaba Aura, sólo esperaba que pudiera salir de ese trance en el que había quedado sumida.
Recordó a Atanasia, aquella niña cabellos de oro que había sido su única amiga durante su niñez, quizá también su amor imposible, y que un día desapareció de un día para el otro y nunca más volvió a saber de ella.
Seguramente estuviera convertida en una mujer parecida a la que quiso recrear el engendro de Luzbel, pero una mujer muy bella, tal cual ella era siendo niña.
Sacudió la cabeza mientras seguía peleando, en un intento por quitar recuerdos de otras épocas; su presente era este, en el que debía concentrarse si quería tener un futuro. No pudo evitar mirar hacía donde se encontraba Aura, ella podía ser su futuro más próximo.

Eric seguía devanándose los sesos intentando averiguar cómo llevaría la Bestia de la Oscuridad Nocturna hasta la Bestia de la Epidemia. Esta había desaparecido y sólo había dejado un trozo del diamante en su lugar, ¿cómo podía invocarla para solicitarle su ayuda? Lamentaba que Aura no estuviera en condiciones de ayudarlo, ella era muy inteligente y seguramente hubiera sabido cómo sobrellevar la situación.

“Que poca fe te tienes muchacho . . . ”, oyó en su cabeza la potente voz de Metatrón, “esperamos no habernos equivocado contigo”.

Así como vino la voz se desvaneció en sus pensamientos, se sentía cansado, solo deseaba poder recostarse y dormir durante horas.
Kaal se detuvo notando su cansancio, también él estaba agotado; dejó el cuerpo de Aura en el piso y se sentó a descansar. Eric posó sus ojos sobre la chica, parecía dormir plácidamente.


***

Espero que lo hayan disfrutado, gracias!!

Leer desde el inicio aquí: http://adictos-escritura.foroactivo.net/t322-la-historia-enlazada-el-relato




2 comentarios:

  1. Me ha encantado!! ¿Cómo se lo harán para dominar a la Bestia de la Epidemia? Huy, que veo cierta chispa entre Val, Aura y Eric xD Aunque, si Atanasia ha desaparecido, es posible que aún esté viva en alguna parte :S Esto cada vez es más interesante!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angy, siiii, cada vez se pone mejor!!
    Ya estoy deseando leer el próximo capi!!
    Gracias por pasar y dejarme tu comentario, me alegra mucho que lo hayas disfrutado!!

    besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago