Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

miércoles, 30 de octubre de 2013

Proyecto Adictos a la Escritura Octubre 2013: Especial Terrorífico


Buenas, después de tanto tiempo regreso a Adictos y Adictos regresa al ruedo. Aquí el primer proyecto de la nueva temporada.
Espero que lo disfruten...

Parecía un Querubín...

Siempre tuve cierta animadversión a los lugares cerrados, en especial a los Shoppings; lugares frecuentado por gente que no tiene otra cosa más interesante que hacer que encerrarse entre cuatro paredes a hartarse de comida chatarra y a practicar el consumismo. Pero en fin, ese no es el tema central de lo que les voy a contar ahora. Les decía que nunca me gustaron los lugares cerrados pero esa tarde pensé que sería una buena idea hacer algo diferente.

Me crucé con él en el local de licuados y luego pareció que todo era pura coincidencia. Me invitó a tomar algo y acepté; ¿qué podía perder? Conversamos de todo un poco, intentamos cambiar el mundo aunque fuera sólo un día pero ya saben que eso es imposible. Me terminó pareciendo un chico simpático, no le faltaba atractivo y su conversación además de inteligente era picante, podía llegar a provocar un orgasmo a la persona más erudita; pero bueno, yo no buscaba experimentar ese tipo de emoción tan intensa en un sitio tan concurrido. Luego de deambular por el centro me llevó a su apartamento, nos fumamos un porro y luego nos desnudamos. Debo reconocer que fue excitante, al menos sí fue el tipo de locura que andaba necesitando.

Cuando le dije que tenía hambre él se ofreció a hacerme un sandwich. Antes de aceptar me asomé a ver el estado de higiene en el que se encontraba la cocina y me pareció adecuado. El cristal de la ventana, que daba a una primorosa terraza, parecía no existir de tan limpio que estaba. La mesada blanca, brillante y despejada. El refrigerador, la cocina y el microondas ostentaban un blanco inmaculado. El piso encerado, perfumado y resbaloso. Chasquee la lengua y me giré hacía él, que aguardaba con indiferencia a que le diera mi visto bueno. Claro, de no ser así, me hubiera rehusado a comer cualquier cosa que quisiera prepararme. Ante todo la higiene.

Mientras se afanaba en la cocina me fijé si tenía biblioteca. He tenido la suerte de que nunca falta una en la casa de los tipos con los que me voy a la cama. Una vez uno de ellos me hizo tener un orgasmo lorquiano: durante todo el acto me susurró uno de sus poemas al oído. Lorca puede llegar a ser realmente estimulante. Y ahora que lo pienso, el sólo mencionarlo ya me excita; me hubiera gustado mucho hacerlo sobre esa mesada tan limpia…En fin, prosigamos; ojeaba sus libros cuando encontré ese cuaderno; era común y corriente, como los que usa cualquier niño para llevar a la escuela. Lo tuve en mis manos, con indiferencia pasé varias hojas y ví que tenía algunos apuntes pero no alcancé a leer nada ya que pronto volvió con el sándwich.

Luego de una tarde maratónica caímos rendidos. Tengo la particularidad de que puedo dormir una hora de un tirón y recuperar mis energías al máximo, de modo que a la hora desperté y empecé a aburrirme. Quité con suavidad la mano que había dejado entre mis piernas y me levanté despacio para no despertarlo. Me dieron ganas de orinar y al ver el baño tan bonito y limpio, con unos azulejos verde agua tan primorosos, decidí darme una ducha. Luego de secarme, obvie vestirme porque realmente me sentía muy bien así, volví a la biblioteca a buscar ese cuaderno que por ser tan simple llamó poderosamente mi atención.

Es increíble cómo una simple partícula en el aire puede atraer al científico que vive dentro de cada una de nosotros…

Pero como les decía: el cuaderno contenía notas que me parecieron extrañas al principio, desconcertantes después. Me reí, me pareció gracioso imaginar a ese chico escribiendo y sobre todo haciendo lo que describía allí.

Me recosté en el marco de la puerta del dormitorio para verlo dormido, sin dejar de revisar los apuntes. Era un chico lindo, parecía un querubín rubio, con buen físico y diestro en las artes amatorias. ¿Qué edad podría tener? Seguramente fuera menor que yo, era irresistible la atracción que estos tipos me provocaban; y a este tipo de hombres también le gustaban las mujeres mayores, y yo aun estaba en edad de merecer.

Sonreí, me mordí el labio inferior y cierta ansiedad acompañada de duda comenzó a cosquillearme en el cuerpo. Presté más atención. El apartamento brillaba, pensé que era algo poco usual en un chico tan joven. Era obvio que tenía a alguien que le limpiaba el lugar, ¿su madre, quizá?; y si no era así, entonces, ¿por qué poner tanto empeño en la limpieza? Cerré el cuaderno, le di varias vueltas entre los dedos y lo volví a su lugar, casi oculto, en la biblioteca.

Volví a sentir hambre así que decidí prepararme algo yo misma. Pero la cabeza humana que había sobre una bandeja, dentro del refrigerador, me hizo desistir. Les puedo asegurar que abandoné el apartamento a medio vestir, en el camino vomité el sándwich que él me había preparado horas antes y que yo había devorado con ganas. Tuve suerte de que tuviera el sueño profundo; ese detalle me permitió escapar, llevando conmigo ese cuaderno.

Cuando la policía fue por él ya había desaparecido, el apartamento se encontraba en desorden, como si alguien hubiera tenido prisa en marcharse. A pesar de la prueba que les facilité dudaron de mi cordura y estuve a punto de ser internada en un manicomio. Sin embargo, eso no hubiera sido lo peor teniendo en cuenta que estuve a punto de convertirme en una de las tantas mujeres descuartizadas de las que hablaba en sus notas…

Al menos la foto mía que encontré entre sus páginas así lo corroboraba...

22 comentarios:

  1. Psst, otro artista incomprendido :-P
    Me confundiste, Patito, por un momento pensé que había entrado en Eros, jajaja
    Me gustó, me simpatizan este tipo de historias. En cualquier momento los del canal Investigation Discovery te compran los derechos!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Magucha!!!
      Bueno, a ver si me hago millonaria de alguna forma jajajajaj

      Eliminar
  2. Me ha gustado la historia; en lo personal me asustan más los vivos que los muertos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Taty!
      Sí, la verdad que son más peligrosos!!

      Besos!!

      Eliminar
  3. Oh, me ha gustado el relato, que miedo tuvo que sentir la protagonista!!!
    Un placer leerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raquel. Me alegra que te guste!!
      Si, pero la protagonista también se los busca jajaja

      Besos!!

      Eliminar
  4. Tengo un cliente, una agencia de publicidad, y su eslogan dice: la simplicidad es la esencia de la genialidad. Este relato me lo ha recordado: es simplemente genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ever!
      Bueno, gracias por tus palabras. La verdad que me alegrás el día.
      Me alegro mucho que te haya gustado!!

      Abrazo!!

      Eliminar
  5. Me gustó el relato!
    No todo lo que brilla es oro, psicooo! =P
    Cariños!
    Catapzia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Catapzia!
      Me alegra que te haya gustado, de ahora en más hay que tener cuidado jajajja

      Besos!

      Eliminar
  6. Fue fantástico!! ^^
    Era demasiado perfecto el joven para no tener un defectito jaja

    besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Meli!
      Me alegra que te guste. jajaja, tal cual!!

      Besos!!

      Eliminar
  7. Quedé Traumada Patricia!! Te juro que si veo un chico así de perfecto procuraré rechazarlo al unísono XD No quiero ser el almuerzo de nadie jajajaja Te quedó fantástico.

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rossiel!!
      Bueno, tampoco es para tanto jajajajaja

      Besos!!

      Eliminar
  8. Un caníbal a lo Hannibal Lecter pero en joven. Me gustó el relato en su mayor parte, solamente me pareció un poco brusco lo de la cabeza en la nevera. No se, para mí falta un poco de descripción psicológica para darle más credibilidad al personaje masculino, cosas sutiles como inexistencia de fotos de amigos o familiares, algún comentario extrañamente inquietante; no se, algo más.
    Saludos.
    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ibso por pasarte. En dos hojas mucho no se puede contar.
      Lamento que no te haya gustado.

      Saludos!!

      Eliminar
  9. Buenas, qué buen relato, me ha dado un poco de miedo y todo, esta noche soñaré :(, jejeje.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  10. Joer con el niñato. Buen relato, y tan solo te llamo la atención en la última frase del segundo párrafo: a mi entender, está liada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Maldición, bello, limpio y con casa bonita y luego buen amante...si, como dijeron arriba no todo lo que brilla es oro.
    Apuesto que se le quitaron las ganas de seguir pescando extraños asi como asi.
    De la que se salvó, bárbaro.
    Me gustó mucho tu relato :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Bueno Paty, hay tanto psicópata por ahí, que las chicas deben cuidarse.Sobre todo de un terrible depredador llamado VIH.
    Muy ameno tu relato.Bien Paty| Cariñosamente Doña Ku

    ResponderEliminar
  13. Una historia sorprendente, al principio mi idea iba pareja con Maga, pero luego ya me imaginé que habría gato encerrado (o cabeza).

    ResponderEliminar
  14. Yo también me iba por otra cosa al principio, aunque esos puntos suspensivos del título daban alguna pista...

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago