Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

jueves, 1 de noviembre de 2012

Proyecto Adict@s Octubre 2012: LOS DOS MUNDOS



Con este relato participo en el proyecto de la comunidad de Adictos a la Escritura del mes de octubre. Teniendo en cuenta que el día de hoy se celebraba en varias partes del mundo la fiesta de Halloween, se decidió por votación que el proyecto trataría sobre la misma bajo el nombre LOS DOS MUNDOS. Según los celtas, en esas fechas la línea entre este mundo y el otro es tan delgada que hace posible que los espíritus puedan cruzarla.







 
UN HALLOWEEN MÁS…


Desde el silencio, a través de la oscuridad que albergaba lo que quedaba de él, llegó un leve murmullo que en un primer momento le recordó a las aguas de un arroyo. Se revolvió en el espacio vacío que contenía lo que ahora era. ¿Recuerdos?, ¿cómo podría tenerlos, si se había vaciado de ellos antes de llegar a donde estaba?

Intentó una sonrisa burlona que nunca llegó a tal y se dejó sumir otra vez en la nada. Pero el murmullo fue creciendo hasta volverse un eco que resonó en sus tímpanos como un alarido. Ya no pudo continuar con su letargo y, sin quererlo ni buscarlo, su espíritu eterno se vio inmerso en una cárcel. Abrió los ojos y sólo se topó con negrura y vacío, estiró los brazos y el vértigo se apoderó de él al no hallar nada a lo que asirse, se sintió flotar. De antemano supo que conservaba su cuerpo, esa era la prisión física a la que había vuelto, con extrema lentitud llevó los dedos a lo que debería ser su rostro. Se percató de que llevaba las uñas largas cuando tocó con brusquedad la blanda y fría piel de su cara. Palpó, constató que aún tenía boca, nariz y ojos. Una vez más los gritos se hicieron oír, tenían una cadencia rítmica, monótona, y lo atraían muy a su pesar. El desconcierto dio paso a la indignación y poco a poco fue convirtiéndose en cólera. Esas emociones turbulentas lo hicieron tomar conciencia de quién era y dónde se hallaba. Ahora caía en la cuenta de lo que sucedía, los ridículos juegos de niños de esa gente se habían convertido en algo más que peligrosos. Aún dudaban de su existencia, pero todos los años era invocado de la misma forma descuidada, precipitada, dando paso a la ira que año a año se volvía más ingobernable.

«Estúpidos ilusos. Ellos mismos me provocan y le dan vida a una leyenda que sólo debería ser eso. Esto es un círculo vicioso de nunca acabar. Los mismos excesos que me atribuyen desde época inmemorial alimentan mi existencia a través del tiempo y eso los lleva a querer saber si es verdad».

Abandonó la tumba que su cuerpo mortal habitó desde siempre y avanzó con paso tambaleante hacía las voces que se hacían más nítidas, al igual que las formas que lo aguardaban ansiosas allá afuera, al igual que la luz naranja del fuego que lastimaba sus retinas atrofiadas. De la nada eterna había sido despertado, de ese descanso que al fin creía merecer y disfrutar la última vez que se durmió. Los observó desde las sombras, fingían ser sacerdotes de otras épocas, aunque no lo engañaban debía reconocer que le gustaba sentir otra vez el frío de la noche sobre su piel amarillenta. En sus ojos, parecidos a huecos sin fondo, destelló una chispa que sólo duró segundos. Su boca de labios purulentos y negros ensayó una mueca hasta convertirse en una espeluznante sonrisa, dejando entrever los pútridos dientes, demasiado grandes para ser humanos. La idea revoloteó en el cerebro muerto de Jack O'Lantern; libertad, comenzó a susurrar, y terminó con una carcajada que le pondría los pelos de punta a cualquiera. Después de todo, ese despertar era una escapada más de esa otra prisión en la que el Demonio se había empecinado en mantenerlo. Seguramente el maldito estaba disfrutando de la situación, alentando a esos ilusos para que osaran despertarlo. Con una molesta nitidez asomó a su memoria el recuerdo de otros momentos como este: cuando lo invocan él acude, y por ser quién es hace de las suyas sembrando el terror por unos días hasta que el maligno vuelve a atraparlo a antojo para dejarlo inactivo por un año más… 


Octubre 2012

Para quienes no saben quién es Jack O´Lantern, pueden averiguar aquí

10 comentarios:

  1. Ah, un monstruo ávido de sangre, cómo me gusta cuando cazan humanos incautos!
    Me gustó el relato, Patito, me encantó el tono en que lo narraste, las palabras escogidas dieron un ritmo y un toque muy clásico, impregnando al personaje de un misticismo oscuro y ancestral muy apropiado!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato, con una excelente narración, me ha gustado mucho. Un gusto leerte :D

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo relato, me gustó. Hasta me sentí tras los árboles espiando aquella escena final.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Paty: Te felicito por tan buena narrativa.
    Espero que esta noche no se me presente el fantasma que sale de tu imaginación. Que conste que yo no he invocado a nadie, jejeje.
    Muchos saludos: Doña Ku

    ResponderEliminar
  5. Hola Paty;

    Tuve que ir a Wikipedia para leer sobre Jack y su leyenda me ha gustado. Creo que tu relato podria ser la continuación de esos mitos.

    Excelente.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado como haces la descripción del fantasma. Muy bueno. Un abrazo Jose Luis

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Me gusta tu relato, la verdad es que tampoco sabía nada de ese Jack y eso me distrajo un poco de la historia, pero me ha gustado mucho como retomas la leyenda y le das una forma más real, porque el dolor y el fin de Jack se hace palpable en cada palabra de tu relato ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Carajo, Pat! Que se trata de dormir por las noches...

    Ja, ja, muy bien narrado, ciertamente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Paty!, casi me enamoro de este Jack, y es que adoro a esos personaje soscuros, siniestros, y a la vez tan humanizados, muy interesante tu relato basado en un clásico.
    Mucha sgracias por compartirlo con nosotros, lo he disfrutado mucho :) ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Me encantó! Una oscuridad que se notaba en cada frase, en cada palabra. Creaste un aura de misterio, y terror. Me encantó el personaje, conocía de la leyenda pero nunca me habría imaginado leerla así, y es que me gustó más que nunca. Gracias por resucitar a Jack (¡y doy gracias por haberlo leído después de que volviese a dormir por un año más!) Bs

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago