Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

jueves, 16 de agosto de 2012

TIRANO IMPLACABLE


Tras tirar los zapatos de tacos aguja en un rincón, se despoja de la pollera de cuero ajustada que lleva sobre las rodillas y que tiene un tajo en la parte de atrás. Luego, sigue con la blusa entallada color rojo fuego, bajo la cual lleva un corsé muy ajustado que deja bastante de sus abundantes carnes sobresaliendo de los bordes. A través de las medias de red se distinguen unas bragas negras demasiado pequeñas para su gran trasero.

Con un suspiro se sienta frente al espejo, toma una toallita húmeda y se la pasa por los labios pintados, dejando un rastro de rojo intenso sobre la blanca superficie. Ahora, en el reflejo que le muestra el espejo, ve sus labios finos y pálidos asomar. Continúa y, con otra toallita, se quita el abundante rímel que cubre sus pestañas; demora un poco, usa varias tollinas, hasta que el color negro que había cubierto toda la zona de los ojos desaparece. Ahora también ve sus ojos sin pintura, pequeños y con el inconfundible brillo que producen las cataratas; sus ojeras violáceas, bajo cuya piel arrugada se distinguen algunas pequeñas venas; y sus párpados hinchados y caídos. Toma una última toallita y se la pasa por el resto de la cara, poco a poco aparece la piel amarillenta, surcada de arrugas, al tiempo que el color desaparece.

Al final, queda su reflejo real. Ese reflejo que muestra la verdadera edad que ella insiste en seguir ocultando bajo todos esos quilos de pintura y ese corsé que apenas la deja respirar, pero que muy bien oculta su prominente abdomen y levanta sus ya caídos pechos.

Unas lágrimas se deslizan por sus ajadas mejillas y comprende que el paso del tiempo es tirano e implacable…


Julio 2012 Safe Creative #1207181988410

Con este micro participé en la convocatoria del mes de Julio: Tiempo, del sitio El Relato del Mes




9 comentarios:

  1. Qué duro!!!

    Ahora que no tengo veinte me doy cuenta que la vejez viene para todos. Y me tiene emproblemada.

    Mejor acostumbrarse :o

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tatty. Gracias por pasar a comentar. Lo importante es sentirse joven por dentro!!

      Besos

      Eliminar
  2. a pesar de lo duro me encantó :)

    ResponderEliminar
  3. Es difícil pero hay que resignarse a que los años vienen y dejan sus huellas, lo que no se debe nunca descuidar es la entereza y la dignidad para envejecer. Siempre mantenerse activo, siempre curioso, siempre abierto a ser sorprendido. La belleza (juventud) es algo que dura muy poco, intentar mantenerla inmutable, es una tarea inútil, aunque ser coqueto/a nunca está mal, pero no que sea una obsesión. Saludos Patricia y muy buen micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luis!!
      Gracias por tu comentario, coincido contigo. NO hay que obsesionarse pero está muy bien cuidarse pora sentirse bien uno mismo tanto física como mentalemente!!

      Besos

      Eliminar
  4. Muy buen relato! Duro pero muy real para muchas personas que no quieren admitir el paso del tiempo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Margari!!
      Me alegra mucho que te guste!!

      Besos!!

      Eliminar
  5. ¡Muy buen relato Patricia! Por eso deberá ser que hay que cultivar el interior de cada uno, supongo. Un beso grande y te felicito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lourdes!!
      Muy buno lo que dices, al fin y al cabo la juventud se lleva por dentro :-)

      Besos

      Eliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago