Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

domingo, 19 de agosto de 2012

MISION CUMPLIDA

El chico era un genio. Con 17 años ya ejercía como Ayudante de Biólogo de un laboratorio importante. Trabajaba pocas horas por ser menor de edad, nadie conocía a sus padres. Era un empleado modelo, muy cumplidor y servicial. Pocos conocían el timbre de su voz ya que no era de distraerse; estaba continuamente concentrado en la tarea que lo ocupaba. Ése día salió como siempre a las 14:00 horas y se marchó en bicicleta, como era costumbre. Solo que esta vez el trayecto fue mucho más largo, pues tomo un camino distinto al que lo llevaba hasta su hogar.

Luego de pedalear unos cuantos kilómetros, al fin se detuvo en el que era considerado el lago más grande de la ciudad. Siguió a pie, cruzando un sendero de abundante vegetación, hasta llegar a un puente colgante que estaba en muy buen estado. Una vez allí, buscó en el interior de su mochila y al instante sacó un tubo metálico muy bien sellado. Con el rostro concentrado comenzó a girar cuidadosamente la tapa hasta quitarla por completo. Enseguida, dejó deslizar el contenido del recipiente en la palma de la mano. Se trataba de una ampolla, en cuyo interior se podía ver un líquido amarillo. En el rostro del muchacho se dibujó una siniestra sonrisa.

Ya de regreso en la zona urbana, contempló sin inmutarse el reguero de cuerpos que había por doquier. El único ser humano en pie en ese lugar era él. Se detuvo y, sin bajar de la bicicleta, extrajo una pequeña grabadora del bolsillo de su campera.

―Día tres: El experimento en la ciudad X fue un éxito. Saldo de sobrevivientes, igual a cero. Misión cumplidaaquí también.

Con una sonrisa de satisfacción, y sin ningún apuro, el jovenzuelo abandonó la ciudad. Detrás, los cuerpos comenzaban a disolverse sin dejar rastros

Junio 2012 Safe Creative #1207292039360

Con este micro participé en:

Revista Digital miNatura 120


Dossier: Guerras Futuras


pinchá la imágen para descargar pdf

Participo con mi microrrelato

"Misión Cumplida", pág. 33-34


Encuentra éste y otros números también aquí







1 comentario:

  1. Si, los calladitos son los peores... Lástima que tanto potencial usado en una maliciosa empresa. Este ser es una arma de destrucción masiva. Con el final, "aquí también", logras dar tanta información acerca de este ser, muy bien elaborado

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago