Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

jueves, 17 de febrero de 2011

EL HOMBRE

Está aburrida, las horas de trabajo frente al ordenador se vuelven interminables.
Comienza a imaginar situaciones, hasta que  dibuja un hombre en su mente: EL HOMBRE...SU HOMBRE.
Lo visualiza de piel morena, sólo ve su torso, lleva una camisa entreabierta y tiene en el pecho algún que otro vello perdido.
Ella comienza a sentir ésa sensación de sed que la hace pasarse la lengua por los labios. 
Lleva una falda corta y está cruzada de piernas, las descruza porque el cosquilleo en su zona íntima le está pidiendo acomodo.
El hecho  de  haber tenido que quedarse a hacer horas extras se le hace menos tedioso cuando todos se marchan ya que ésto le permite a su imaginación seguir volando libremente.
Vuelve a EL HOMBRE, no puede ver su cara, pero con lo que ve le basta y sobra. Ahora va dejando atrás la tentación de su camisa entreabierta y comienza a bajar hasta el pantalón de vestir que lleva y nota que está bien dotado, su corazón comienza a latir más rápido y su entrepierna ya húmeda le pide que se levante un poco más la falda para dejarla respirar.
Es eso está, levantándose la falda y pasándose las manos por los muslos   calientes casi emitiendo gemidos muy imperceptibles aún, cuando aparece el hombre de la limpieza.
Ella abre los ojos rápidamente y ve al hombre moreno que a pocos pasos comienza a vaciar las papeleras. 
El también la ve, hace tiempo que la ve aunque ella jamás lo vio a él...hasta ahora, pero ahora la ve más sensual que nunca y con un brillo especial en sus ojos y en sus labios.
Ella no quiere pensar en el después, sólo siente lo que le está pasando ahora y le sonríe aún con su falda levantada y sus piernas algo abiertas; él deja lo que está haciendo y comienza a acercarse mientras ella siente que se humedece más y sus gemidos están a flor de piel.
El moreno  se coloca a su  lado y ella, sin perder tiempo en palabras, le comienza a desabotornar la camisa del uniforme y cuando lo desnuda  por completo EL HOMBRE la levanta, la coloca sobre el escritorio y la penetra al tiempo que ella enlaza sus piernas a la cintura de éste y comienza el movimiento y el jadeo constante, salvaje, ansioso.
En el piso se escuchan sólo las dos voces que son un sólo jadeo, los dos cuerpos que completamente desnudos ahora están sobre la moquete tocándose, lamiéndose, saboreándose, penetrando y dejándose penetrar una y otra vez y gritando como locos cuando los sorprende los orgasmos...
Al otro día la secretaria ejecutiva llega puntualmente a trabajar, más seria y agria que nunca puesto que el día  anterior no pudo terminar con el trabajo asignado, según ella porque hubo apagón. Justamente cuando se dirige a su escritorio el hombre de la limpieza, su HOMBRE, le esta dejando impecable la oficina; ella no puede evitar encenderse cuando lo ve...aunque no se miren ni se dirijan la palabra.


Febrero 2011Safe Creative #1102178521833



2 comentarios:

  1. Cambiar el tedioso escenario de una jornada de oficina por la fuerza, la contundencia, la sensualidad de las imágenes de la historia, es genial. Atrapa y te conduce inexorablemente al climax. Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Gracias Feli, me alegra muchísimo que lo disfrutaras!!
    Gracias por leerme y por tu comentario tan alentador!!

    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago