Todos los textos son de mi autoría y están debidamente registrados y protegidos por Safe Creative 8b61f1e5-55fb-344c-88df-411cb198c8dd y Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

*Todas las imágenes utilizadas en este sitio son tomadas de internet, por lo que pertenecen a sus respectivos dueños. Si alguien se siente perjudicado le agradezco me lo haga saber para retirar la ó las imágenes de inmediato.


Borremos el Racismo del Lenguaje

miércoles, 13 de febrero de 2013

MI RELATO PARA EL RETO DEL BLOG ACOMPÁÑAME

Una vez más tengo el agrado de participar en otro reto propuesto por los amigos del Blog Acompáñame. En esta oportunidad el mismo consiste en escribir un relato sobre el amor y/o la amistad en conmemoración del día de San Valentín.
Al igual que la vez pasada participo con un relato que hice para el proyecto de la comunidad Adictos a la Escritura para San Valentín el año pasado. El proyecto consistía en reinventar el "monstruo del amor", diseñar nuestro propio Cupido. Y bueno, yo me inventé un cúpido un tanto particular. El relato original ha sufrido modificaciones para mejorarlo, espero que lo disfruten. Si les interesa participar en este reto aún están a tiempo, tienen de plazo hasta el 28 de febrero.


San Valentín


CUPIDO DESCORDINADO

El muchacho la miraba con cara de devoción, llevaba ya tres años tras ella y aun no lo registraba. Ni sus intentos por simular que la casualidad los llevaba a los mismos sitios; ni sus cartas de amor anónimas, en cuyo reverso no faltaba un número de celular (al que por supuesto ella jamás llamaba), despertaban de algún modo su interés.
Esa tarde estaba sentado a tres mesas de la chica de sus sueños, en una cafetería céntrica donde se reunían los chicos de la universidad para llevar a cabo sus tertulias literarias. Se sentía ridículo cada vez que pensaba en que se había unido a este grupo, al que consideraba estrafalario, sólo para intentar conocerla más; hasta llegó a leer un poema de Neruda en público, con la fobia que le daban las multitudes y el verse expuesto, y ni así lo notó.
—Disculpa, chico —le dijo un anciano, de unos ochenta años, que le recordó a uno de esos ricos empresarios retirados que dedican el tiempo libre a concurrir a todos los eventos sociales habidos y por haber. El hombre vestía con elegancia, no le faltaban ni la boina ni el pañuelo al cuello, tampoco el clásico vaso de whiski en la mano. Lo que no entendía era qué hacía un hombre como ése en esa simple tertulia de cafetería—, ¿serías tan amable de cambiarte para aquella mesa? —continuó, ajeno a los pensamientos del muchacho, y señaló tres mesas más a la derecha, al tiempo que lo miraba con sus ojitos azules e inquietos.
En vista de que no le significaba ninguna molestia el chico accedió y el apuesto anciano volvió al mismo lugar desde el cual, momentos antes, el muchacho le dificultaba la visión.
La tertulia aún no llegaba a su fin pero el desesperanzado enamorado decidió irse y olvidarse del tema de una buena vez. Iba por la esquina cuando le pareció oír que alguien lo llamaba, al girarse vio al anciano de la cafetería que venía casi a la carrera sujetándose la boina.
—¿Estás loco? —le increpó, al tiempo que se acercaba con visibles signos de estar enfadado y respiraba con dificultad debido a la corrida—. No puedes irte ahora, llevo tres años intentando acertar alguna maldita flecha en esa muchacha que te trae loco —continuó, mientras apoyaba sus manos manchadas en sus viejas rodillas para intentar recuperar el aliento.
El muchacho no salía de su asombro luego de que el misterioso hombre le mostrara el contenido de la alforja que llevaba colgada a la espalda, en la cual no había reparado hasta el momento, y en cuyo fondo descubrió un pequeño arco y muchas flechas con puntas en forma de corazón.
—¿Podrías ayudarme a mantener el arco algo estable mientras apunto hacía ella? Sería una buena forma de combatir el temblor de mis cansadas manos y para que, al fin, todos nos podamos ir a casa satisfechos —. Hizo una pausa y apoyó la mano en la frente rojiza, luego se alisó con coquetería el poco pelo blanco que tenía—. Uf, estoy tan cansado, cada vez me cuesta más hacer que las personas se enamoren…


Febrero 2012

1 comentario:

  1. HOla Patricia, deberás enviarnos el relato al correo de irisamigos@hotmail.es
    tu blog tiene anticopia.

    Un abrazo y gracias por participar majaaa

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios,hasta pronto!!

"La vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos."


José Saramago